Datos relevantes

Un Sistema Hidrológico Continuo

Los países de la Cuenca Amazónica: Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Guyana, Perú, Suriname y Venezuela, y numerosos aliados locales e internacionales han realizado importantes investigaciones sobre la región Amazónica durante décadas.

La mayoría de esos estudios se enfocaron en las características ecológicas, hidrológicas, biológicas y socio-económicas de la Cuenca.

Sin embargo, es necesario realizar un trabajo coordinado y consensuado que tome en cuenta las características transfronterizas de esta inmensa Cuenca hidrográfica y de los diversos conflictos y problemas sociales, económicos y políticos que surgen de este hecho.

De ahí la importancia del Proyecto GEF Amazonas, que tiene como objetivo principal, elaborar con los 8 Países Miembros de la OTCA un Programa de Acciones Estratégicas (PAE) para el manejo integrado de los recursos hídricos transfronterizos de la Cuenca amazónica, en el contexto del cambio climático, fortaleciendo así el marco institucional de los 8 Países (OTCA)


Importancia del Río Amazonas

La Cuenca Amazónica no sólo es la mayor cuenca del planeta con la mayor diversidad biológica, sino que aporta también cerca de 15% del agua dulce del mundo al Océano Atlántico, convirtiéndose en un importante actor en la variabilidad global del clima.


Reconociendo la dimensión

La Cuenca del Río Amazonas cubre cerca de la mitad del continente sudamericano con una extensión aproximada de 7 millones de km2, desde la parte oriental de la Cordillera de los Andes, hasta el Océano Atlántico en el Este.

El río Amazonas tiene una longitud cercana a los 7.100 km. Nace como un pequeño río peruano, el Apurimac, situado a unos 5.700 m de altitud en la Cordillera de los Andes. Desde allí, el Río Amazonas llega hasta la costa Atlántica del Brasil, convirtiéndose en el río más largo, ancho y profundo del mundo.

El 65% del caudal total de la Cuenca procede de dos sub-cuencas, la del río Solimões y la del rio Madeira. Un 15% adicional proviene de la Cuenca del Río Negro, de aguas negras y que confluye en el Sistema de aguas blancas del Río Solimões, llegando así a formar el famoso Encuentro de las Aguas cerca a Manaos, Brasil. 

El Sistema del Río Amazonas vierte un promedio de 240.000 m3 por segundo de agua en el Océano Atlántico, sobrepasando la cantidad de los otros nueve ríos más extensos del mundo.

El enorme volumen de precipitaciones, más de 15 billones de metros cúbicos anuales y el clima tropical húmedo y cálido genera una extensa evapotranspiración continental que tiene una importante influencia sobre el régimen meteorológico en grandes partes del continente sudamericano.

Además, el Ciclo Hidrológico Amazónico alimenta un complejo Sistema de acuíferos y aguas subterráneas, el llamado Acuífero del Amazonas, que según estudios geológicos recientes puede abarcar un área de casi 4 millones de km2 entre Brasil, Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela.


La Cuenca y el Cambio Climático

El Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) identificó cuatro serias amenazas a la Cuenca Amazónica por el Cambio Climático:

• El aumento de la temperatura del agua, que puede afectar a especies que dependen de la temperatura.

• La disminución de la precipitación en los meses secos que puede afectar a muchos ríos amazónicos y sus hábitats.

• Cambios en la concentración y calidad del suelo, en el aporte de nutrientes en arroyos, ríos y ecosistemas terrestres e hídricos.

• Una mayor variación del clima e incidencia en eventos hidrológicos extremos como inundaciones, afectando la vida de la población, diezmando los peces, cambiando así la cadena alimentaria.


Las Actividades Humanas

Existe un estrecho vínculo entre la sociedad amazónica, sus recursos naturales y las respuestas socioeconómicas a los cambios de clima, que generan como consecuencia cambios hidrológicos, que es el tema central del Proyecto GEF Amazonas.

La actividad humana ha llevado a un proceso de rápida desforestación, aunque la mayoría de la Cuenca continúa cubierta por bosque tropical húmedo.

La Gobiernos de la Región Amazónica siguen apoyando las industrias primarias en gran escala, como la extracción maderera, la producción agroindustrial de soya y la ganadería extensiva, que ejercen una presión creciente sobre los ecosistemas tropicales.

Hay indicios cada vez más consistentes, que la deforestación como consecuencia de este tipo de desarrollo económico regional está aumentando la frecuencia de eventos hidrológicos y climáticos extremos.

Por lo tanto, aumenta la vulnerabilidad de su población ante las sequías e inundaciones, que son cada vez más intensas y frecuentes.

La sequía de 2005 y las inundaciones de 2012 son ejemplos con enormes consecuencias ambientales y pérdidas socioeconómicas.

Por lo anterior, se requiere de acciones estratégicas unificadas, coordinadas y consensuadas por parte de los 8 Países Miembros de la OTCA, que tienen la responsabilidad de administrar estos recursos, siendo el Proyecto GEF Amazonas, un punto de encuentro para estudiar y seguir una ruta para la gestión integrada y sostenible de los recursos hídricos de la Cuenca en tiempos de cambio climático.


La Biodiversidad del Amazonas

La Cuenca del Amazonas representa más del 56% de todos los bosques de angiospermas del mundo, con más de 30.000 especies de plantas, casi 2.000 especies de peces, 60 especies de reptiles, 35 familias de mamíferos y aproximadamente 1.800 especies de aves en proceso de registro.

Sin embargo, esta enorme reserva de vida aún sigue siendo poco comprendida.

Así por ejemplo, actualmente se tiene conocimiento sólo sobre cerca del 1% de los microorganismos amazónicos, que representan un inmenso potencial biotecnológico e económico prácticamente desconocido e inexplorado.


La Población de la Cuenca

La población de la Cuenca se estima en cerca de 28 millones de habitantes, la mayoría concentrados en zonas urbanas como Belém, Manaos, Río Branco, Porto Velho, Boa Vista y Macapá en Brasil, Iquitos en Perú, Florencia y Leticia en Colombia, Trinidad en Bolivia, Lago Agrio en Ecuador, Linden en Guyana, Blauwgrond en Suriname, Ature en Venezuela, entre otras.

Los centros urbanos se sitúan a lo largo del Río principal y de sus afluentes.

En la parte andina de la Cuenca, un alto porcentaje de la población se compone de comunidades indígenas. 

En la Amazonía existe aproximadamente 385 pueblos indígenas y 71 referencias confirmadas de grupos aislados (Fuente: RAISG- Red Amazónica de Información Socioambiental Georreferenciada) y otras comunidades tribales, que hablan una alta diversidad de lenguas pertenecientes a más de 50 familias lingüísticas.(Fuente:LÍNGUAS INDÍGENAS DA AMAZÔNIA Aryon Dall’Igna Rodrigues).

La población de la Cuenca Amazónica ha crecido debido a los altos niveles de inmigración.

La proliferación de carreteras, la demanda creciente de productos agrícolas y forestales por parte del mercado internacional, la exploración de petróleo y gas han contribuido a un rápido crecimiento de las ciudades en el interior de la región, generando como resultado la deforestación, la sedimentación y la contaminación del agua, con los efectos que conlleva para la salud de la población y las especies de la zona.